miércoles, mayo 16, 2007

Pueblo cubano condena a Terrorista Posada Carriles

Culpable Posada Carriles, es la sentencia del pueblo

ALINA M. LOTTI

16 de mayo de 2007

nacional@trabaja.cip.cu


El Tribunal Antiterrorista de la Juventud Cubana condenó a Luis Posada Carriles y al Gobierno de los Estados Unidos por los hechos terroristas de los que son responsables, según se dio a conocer en la sentencia del Juicio Político que durante dos días sesionó en esta capital.

En el Monte de las Banderas de la Tribuna Antiimperialista José Martí, frente a algunas de las imágenes de las víctimas que el terrorismo ha causado en esta nación, se conoció este dictamen, el cual resume la posición del pueblo de Cuba con sus ansias de justicia por ser víctima del terrorismo de Estado que contra él han ejercido durante más de 48 años las sucesivas administraciones estadounidenses.

Esta sentencia –recoge el documento- es un instrumento de condena y reconocimiento al dolor y sufrimiento de familiares de sus víctimas y de nuestro enérgico y viril pueblo, con la firme e invariable decisión de continuar luchando mientras permanezca la injusticia.

En su larga y descarnada carrera terrorista Luis Faustino Clemente Posada Carriles ha dejado una estela de sangre y luto para la familia cubana y de otras partes del mundo.

Su primera acción conocida la desarrolla al formar parte de la red de inteligencia y acción terrorista en Cuba organizada por la CIA como quinta columna para apoyar la invasión por Playa Girón.

El texto jurídico brinda detalles de la participación de Posada Carriles en las más disímiles contiendas terroristas y destaca cómo él contrató a los mercenarios que luego entrenó para la ejecución de la voladura de un avión civil de la línea aérea cubana el 6 de octubre de 1976 cuando realizaba el vuelo del aeropuerto de Barbados hacia La Habana.

También reconoce que en la década de los 90, como parte del ilegal y secreto grupo paramilitar de la Fundación Nacional Cubana Americana, organizó varios atentados contra el presidente Fidel Castro.

Entre los años 1996 y 1997, el criminal Posada Carriles contrató y entrenó en el uso de explosivos plásticos a mercenarios del área centroamericana, entre los que se encontraban los salvadoreños Francisco Antonio Chávez Abarca, Raúl Ernesto Cruz León y Otto René Rodríguez Llerena, quienes lograron introducir explosivos en el territorio nacional con el propósito de hacerlos explotar en varios hoteles y centros turísticos del país.

La obsesión enfermiza de este delincuente internacional confeso, en solidaridad de pensamiento, voluntad y ejecución con el directivo y terrorista de la FNCA Arnaldo Monzón Plasencia y con Gaspar Jiménez Escobedo, preparó el asesinato del líder cubano Fidel Castro cuando asistió a la VII Cumbre Iberoamericana de Islas Margarita en la República de Venezuela, en 1997. Hecho no consumado por informaciones que recibieron las autoridades venezolanas.

El acusado Posada Carriles, el 17 de noviembre del 2000, consciente del daño humano que provocaría, persiste a toda costa en la eliminación física de Fidel y a tal efecto fue arrestado en Panamá por ser responsable de la ocupación de 34,44 libras de explosivo C-4, con una acción altamente destructiva de 200 metros perimetrales, los que serían colocados en el Paraninfo de la Universidad de Panamá.

Desde ese entonces el gobierno de los Estados Unidos lo ha protegido para evitar que delatase la información que posee sobre sus antiguas relaciones, compromisos y vínculos con la ejecución de diferentes planes terroristas, entre ellos el Plan Cóndor, la guerra sucia contra Nicaragua y demás acciones macabras.

De igual manera, el tribunal reconoció que la decisión del imperio norteamericano de NO juzgarlo por sus actos terroristas, ni extraditarlo a la República Bolivariana de Venezuela, ha demostrado una vez más su falta de credibilidad en su falsa lucha contra el terrorismo en todas sus manifestaciones, así como su probada, evidente, y mantenida posición de apoyo y fomento a los actos terroristas.

2 comentarios:

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

hola soy blogger chileno y estaré un par de meses en la Havana, me gustaría contactarme con blogger cubanos

Anónimo dijo...

POSADA CARRILES Y LA PRENSA VENAL DE PARAGUAY
(Luis Agüero Waner-)---------------------------------------------------------------------------------------

A raìz de nuestra posición sobre la no renovación de la licencia a RCTV en Venezuela, fuimos aludidos tácitamente y con innumerables inexactitudes en el diario dirigido por Aldo Zuccolillo, hermano de un delator de la policía polìtica de Stroessner y cuñado de una de las piezas claves del asesinato de Orlando Letelier en Washington en los años 70 (Conrado Pappalardo), asì como gran colaborador con donaciones de dinero del centro de detenciòn y tortura de la dictadura paraguaya. Las alusiones se dieron en una columna del periodista Edwin Brítez, ex jefe de la sección política de Abc Color, cercano colaborador del filizzolismo (se le conoce como ayudante del senador José Nicolás Morínigo en varias publicaciones) y pareja de la directora de comunicación social de la Presidencia de la República Alicia de Brítez, que con frecuencia integra la comitiva oficial de Nicanor Duarte Frutos en sus frecuentes excursiones recreativas por cuenta del Estado.
Primero debo decir que no me tomo muy a pecho lo que pueda escribir aludiendo a mi persona el Sr. Brítez, sabiendo que lo que plasma en su columna no es precisamente lo que piensa con su propia cabeza, sino lo que le gusta a su autoritario patrón, de lejos el más rígido de nuestro medio en cuanto a imponer la línea editorial que refleje sus opiniones.

Es lo que ciertamente corresponde a un emblemático referente de una prensa nacida y crecida al amparo de una dictadura militar, que sobresale por su falta de compromiso con la realidad social paraguaya y que fácilmente se autodegrada con bochornosas campañas contra la verdad.
En segundo término, debo decir que me consta la conducta irregular del firmante personero del amarillismo, por la forma tendenciosa en que tergiversaba u omitía información sobre mi partido político en la etapa en que ocupé el cargo de director de prensa del mismo, por lo que ya conocía con anterioridad a la publicación del último domingo que tenía órdenes de hostigarme e intentar perjudicarme.




Dice Aldo Zuccolillo -por intermedio de Brítez- que es víctima de nuestras campañas, confundiendo los roles desempeñados.

Para ser víctima se requiere de una situación injusta, que no se da en este caso, pues todo lo que hemos publicado sobre el aludido personaje está perfectamente documentado y no escapa un milímetro a la verdad. Todo el Paraguay sabe que el amo de Abc Color se autodefine en su delirio como luchador contra la dictadura, siendo que apoyó a la misma por casi dos décadas de manera abyecta e incondicional, llegando a jactarse muchas veces de haber recibido a Stroessner en el local de su diario, y habiéndole dedicado loas suficientes desde sus editoriales como para empapelar toda la ciudad.

También menciona como víctima a Alcibíades González Delvalle, como si hubiésemos inventado su paso por las ensangrentadas dependencias del Ministerio del Interior en tiempos de Édgar L. Ynsfrán. Lo que puedo añadir al respecto es que probablemente allí el defenestrado director de Cultura de la Municipalidad se inició como campeón de la libertad de expresión, obligando a "hablar" y expresarse libremente a los presos políticos mientras eran torturados en ese lugar.

Sobre los enredos de estos personajes con su otrora gran benefactor Alfredo Stroessner, resulta cada vez más evidente que respondieron a desacuerdos particulares o de negocios y no ideológicos o políticos, dado el rabioso anticomunismo y maccartismo del que hacen gala, que alcanza en sus escritos un admirable vuelo que hubiera envidiado el mismo Stroessner.

No pretendo pontificar sobre los asuntos de Venezuela, que en realidad preocupan poco a la sociedad paraguaya, que tiene sus propios problemas y mucho más acuciantes que la libertad para ver telenovelas de mal gusto de los venezolanos, aunque reconozco que deben ser muy preocupantes para los intocables padres de la patria periodística que lograron su tajada del espectro radioeléctrico por decreto de Stroessner, o montaron sus diarios con dinero público o del narcotráfico. No el balde el mismo senador Jesse Helms enviò a sus emisarios a solicitar protecciòn de algunos de estos personajes cuando instalò su empresa de telefonìa celular en Paraguay, en sociedad con otros grandes filántropos como Jorge Mas Canosa.

Sobre el tema de los estudiantes venezolanos que se manifiestan "espontáneamente" contra Chávez como pretende hacer creer el recadero de Zuccolillo, me permito informarle que los fondos que pagan la insurgencia universitaria en Caracas provienen -según lo han informado ellos mismos- de La Pequeña Habana de Miami, asiento de la terrorífica colonia batistiana.

Para más detalles, en esta sobresale como ilustre miembro el terrorista Luis Posada Carriles, quien confesó a la periodista venezolana Alicia Herrera haber sido el autor del atentado con bomba contra el vuelo Cu 455 de Cubana de Aviación, que el 6 de octubre de 1976 costó la vida a los 77 pasajeros y tripulantes de varias nacionalidades que llevaba a bordo cuando estalló sobre las islas Barbados.

Con toda seguridad, Aldo Zuccolillo y sus asalariados están absolutamente de acuerdo con que Posada Carriles haya sido liberado "por razones humanitarias" hace unas semanas, dado lo mucho que aprueban la política del presidente W. Bush, al punto de promover su trasnochado bushismo pro ALCA en Paraguay utilizando como pretexto el tema de Itaipú para disparar contra el Mercosur.

Luis Agüero Wagner

Blogalaxia