viernes, septiembre 15, 2006

Frenesí enemigo

La presencia en La Habana de más de medio centenar de Jefes de Estado, del Secretario General de la ONU, de cancilleres y representantes de 115 países, de organizaciones y organismos internacionales, para participar en la XIV Cumbre del Movimiento de los No Alineados, tiene frenéticos a los enemigos de Cuba: desde los mercenarios del patio hasta sus amos de la Casa Blanca, pasando por otros personajillos de poca monta, cuyo gritos se desvanecen entre el gran concierto de voces de cientos de millones que en este mundo apoyan a la Revolución de la Isla, y que hace poco había quedado una vez más evidenciado cuando nueve Premios Nobel encabezaban la lista de más de 30 mil personalidades e intelectuales del mundo que exigieron a Estados Unidos el respeto a la soberanía de los cubanos.
Pero lo cierto es que andan como locos nuestros enemigos. Y no puedo dejar de recordar al Quijote cuando le decía a Sancho: si los perros ladran es porque cabalgamos (en este caso, porque avanzamos indetenibles).
Qué sufran, qué caramba, es lo menos que les podemos desear.

3 comentarios:

Xico Rocha dijo...

Cuba tiene que seguir con su revolucion.
Viva Cuba Libre.
Saludos desde Brasil

Rocha

irantzu dijo...

Hola, un gusto encontrar este blog. Hace tiempo lo leo, pero no me había animado a postear...
Siempre me ha obsesionado encontrar una manera de vida más justa para la sociedad completa, y que no sea buena solo para unos pocos. Cuba se acerca a ese ideal, espero ir sabiendo más cosas de tu país a través de este blog, saber de lo bueno y lo malo, lo tipico y lo curioso... Cuéntanos de la vida, del día a día, y pon fotos, muchas fotos, al menos a mí me encantaría verlas.
Saludos de una emigrante!

Edda Diz Garcés eddadiz@gmail.com dijo...

Saludos a Rocha e Irantzu. Gracias por sus respectivos mensajes y me gustaría que siguieran vinculados a mi blog.
Irantzu: no pongo muchas fotos para no hacer muy pesada la página, pero lo tendré en cuenta.

Un abrazo desde La HAbana para los dos.


Edda

Blogalaxia